Pages

jueves, 21 de agosto de 2014

Ibiza: imprescindibles del 2014

No hay nada que nos guste más cada año que ir descubriendo nuevos lugares, locales, noches y experiencias que añadir a nuestra lista de imprescindibles de cada temporada en Ibiza. Algunos de ellos han abierto este mismo año, otros son clásicos que se han reinventado para no perder el ritmo frenético de esas novedades que se abren cada año. Muchos de ellos estaban ahí hace tiempo, esperando a que llegáramos a descubrirlos. 

Ses Escoles
Un almacén agrícola, una escuela, una oleoteca, un patio mediterráneo, un comedor tradicional, una tienda de productos ibicencos, un restaurante de carretera, un bar de tapas, un asador... Ses Escoles ha sido y es todo eso, pero con el aire elegante, sobrio y sofisticado de los locales que buscan otorgar protagonismo al producto autóctono, esencial, con la intención de redescubrir y disfrutar nuestros sabores de siempre.


Desde el día que lo pisamos por primera vez se convirtió en uno de esos sitios que alabar y recomendar a amigos y conocidos. Imprescindible para todo aquel que en Ibiza busca experiencias auténticamente mediterráneas, que lo liguen a la isla y a toda su riqueza gastronómica. Para los residentes, saber que no tienen intención de cerrar en invierno es motivo de celebración adicional.

Chiringuito Las Dalias
Cuando lo vimos anunciado por primera vez, pensamos que las archiconocidas Dalias se habían decidido este año subirse al carro de los "beach clubs" que han ido apareciendo como setas por todas las playas y calas de la isla. Pero no ha sido para nada así. En la playa de Es Figueral Las Dalias ha abierto un restaurante que parece no tener más pretensiones que ofrecer en su carta una cocina de fusión deliciosa, a precios ajustados y en una terraza que invita a admirar los colores del mar ibicenco, para perder la vista en los contornos de Tagomago.


Nunca hubieras pensado que los espárragos verdes ligaran tan bien con curry y una espuma de coco, que el pimentón rojo le acabara de dar un toque tan delicioso a los calamares a la andaluza o que hubieran tantas formas deliciosas y sencillas de fusionar sabores lejanos con los de nuestro Mediterráneo. Es difícil equivocarse al pedir cualquiera de los platos fijos de su carta o cualquiera de sus sugerencias del día. No se puede poner en duda la capacidad del chef para combinar y tratar con maestría y buen gusto los productos de temporada que la isla ofrece. 


Vi Cool
El nuevo restaurante de Sergi Arola en Ibiza es otro de nuestros imprescindibles de la isla desde el día que abrió. No sólo por la excelente y reconocida maestría del chef catalán a la hora de elaborar las tapas de toda la vida con su toque de vanguardia, sino también por su imbatible relación calidad-precio. SI le añades a todo eso su ubicación, en la azotea del hotel Aguas de Ibiza en Santa Eularia des Riu, tienes a uno de los triunfadores seguros de la temporada. 



Esperamos y deseamos que este local sirva de referencia a las nuevas apuestas que sin duda van a llegar a Ibiza en los próximos meses y en las próximas temporadas. A nosotros se nos ganó desde el primer momento en que pisamos esa terraza, y acabó de engancharnos con el primer bocado. 



"Luciano & Friends"
Con permiso de nuestras queridísimas hormiguitas de Ushuaia, la fiesta de Luciano en Destino ha sido para nosotros una de las mejores veladas que hemos disfrutado nunca en Ibiza. La entrega del protagonista de la noche, desde el primer minuto, combinado con la terraza del nuevo local del grupo Pachá a la caída del sol, y la increíble calidad y estilo del suizo-chileno, nos hicieron disfrutar una experiencia que queremos repetir de ahora en adelante siempre que podamos.



Magia, potencia, diversión, vanguardia, estilo, autenticidad, simpatía,... Un artista en estado de gracia. Eso que los que amamos esta isla y tenemos suerte de disfrutar de sus veranos, sabemos es uno de los mejores regalos que una tarde cualquiera Ibiza nos puede regalar. Recuerdos para toda una vida. 

Café Mariano
Es como la típica esquina en una de las zonas turísticas más concurridas. Un sitio de esos en pleno puerto de Vila que nunca te mirarías con demasiado entusiasmo debido a dónde está situado. Hasta que un día lees por ahí que las tapas no están mal y, como en general lo de las tapas en Ibiza siempre nos había parecido demasiado pobre, decidimos darle una oportunidad.



Y lo cierto es que nos conquistó desde el primer día. Como opción para comer un bocado de tarde/noche, sin pretensiones, a muy buen precio, y con una selección de raciones bien elaborada. Nos alegramos de que la apuesta definitiva por las tapas y las raciones que han hecho este año haya funcionado bien. Una terracita que en realidad acaba siendo muy entretenida, en la que comemos a gusto y nos hemos acabado sintiendo como en casa. 

Vivi´s Creamery
Sobre gustos y preferencias personales sabemos que es imposible poner a todo el mundo de acuerdo. En esa terraza yo puedo afirmar que he comido alguno de los mejores helados que he probado nunca. Esa textura y esa cremosidad son un regalo inigualable para el paladar. Algunos sabores son tan auténticos que o son resultado de algún tipo de alquimia o en realidad esta gente de Vivi´s ha sido capaz de captar toda su esencia natural.


Una terraza donde observar la fauna de Ibiza ciudad y de su barrio más popular. Un rincón que ha entrado de manera rápida y por derecho propio en nuestra lista de "pecados inevitables". Otro regalo más para nuestros sentidos que además ayudará a todos a combatir los calores del verano ibicenco de la mejor manera que se puede imaginar. 

Las ganas de que se acabe el agobio y el desgaste que supone el Agosto para la isla, se mezcla con la tristeza de que el verano esté pasando tan rápido. Pero eso tampoco importa demasiado, vienen los que en mi opinión son los mejores meses del año para los residentes de Ibiza. Septiembre, Octubre, incluso Noviembre son el tiempo en que recuperamos la isla que amamos, en que volvemos a disfrutar de todo aquello que nos enamoró de este pedazo de Mediterráneo

Muchos de nuestros lugares favoritos cerrarán sus puertas hasta la próxima primavera. Disfrutaremos entonces de los que no nos abandonen con el frío, siempre desde una perspectiva diferente, siempre desde otro ritmo.Y nosotros, agradecidos por poder seguir disfrutando de ellos durante estos meses de tranquilidad, nos seguiremos sintiendo afortunados e invadidos por un sentimiento de cercanía que afianza mes a mes, temporada tras temporada nuestro sentimiento de pertenencia a esta tierra.




domingo, 3 de agosto de 2014

Ibiza: viviendo el momento

Esta misma semana una clienta me preguntaba ¿y vosotros qué hacéis en Ibiza cuando se acaba la temporada? La respuesta me salió del alma: "disfrutarla sin todos vosotros..." Por supuesto, sus risas y las de todo su grupo fueron la prueba de que me habían entendido perfectamente y de que no hacía falta para nada mi aclaración posterior. "No os podéis imaginar cómo se puede llegar a disfrutar de la vida en esta isla, sobre todo cuando las masas la abandonan y los residentes nos dedicamos a hacerla nuestra de nuevo". Ahí las sonrisas acompañaron una mirada perdida por el paisaje ibicenco que ardía bajo el sol de Julio, tras los cristales del Range Rover en el que los guiaba a su villa de veraneo.


El verano está pasando rapidísimo a la vez que ya llevamos acumuladas un buen montón de experiencias y emociones que lo van a convertir de nuevo en parte imborrable de nuestra memoria. Se mezclan las ganas de salir de la locura de la temporada más alta con el deseo de que no acabe la emoción diaria de saber que algo increíble debe estar pasando en algún rincón de la isla. Mientras tanto, el trabajo te absorbe hasta el punto de que muchos días no te da tiempo a parar un minuto a disfrutar del momento único que Ibiza puede estar poniendo delante de tus narices.


Y entonces, súbitamente, todo se ralentiza, respiras, miras a tu alrededor y no puedes evitar que un escalofrío te recorra toda la piel, que tus ojos se humedezcan y sientas aquella certeza de ser feliz que invadió tu alma el primer verano que pasaste aquí. Dos frases simples se apoderan de tus pensamientos: "estoy en Ibiza, estoy viviendo mi sueño".


sábado, 14 de junio de 2014

Un año...

Hace pocas semanas cumplimos nuestro primer año de residencia fija en Ibiza. El tiempo parece haber pasado rapidísimo pero a su vez nos parece increíble la cantidad de recuerdos acumulados en estos primeros 12 meses de nuestra "vuelta a casa". Ha sido tanto lo vivido y experimentado, han sido tan numerosas las satisfacciones acumuladas que no nos queda duda alguna de haber tomado la decisión correcta al decidir ligar nuestro futuro al de esta isla maravillosa.


Ibiza no deja de ser un lugar lleno de contradicciones, de contrastes muy marcados. La intensidad, en ocasiones brutal, de los meses de verano causa una inercia que impulsa la vida en la isla el resto del año. Por lo que parece, cada vez más. Pero es precisamente esa intensidad, y la calma que le sigue, lo que parece ayuda a fijar tanta experiencia de manera imborrable en nuestra memoria.
Nosotros hemos tenido la suerte inmensa de haber sido adoptados de manera incondicional por nuestra nueva familia ibicenca. Un grupo heterogéneo de gente venida de todo el Mundo que se estableció aquí hace tiempo, o que año tras año acude a trabajar, vivir y disfrutar de la Ibiza sensual, divertida y eterna que magnetiza a todo el que la pisa. Ellos son sin lugar a dudas, el mejor regalo que Brasil nos hizo cuando ya habíamos decidido dejarlo para siempre (o casi). ¿Quién nos iba a decir que los últimos - y a su vez los mejores- meses de nuestra aventura brasileña serían los que nos abrirían las puertas de manera tan directa hacia el destino que desde hacía años perseguíamos?


Nuestra mente es un instrumento alucinante. Impresiona la sensación de haber vivido tanto en tan poco tiempo. Mucho más cuando echamos la mirada atrás y los 6 años transcurridos en Brasil aparecen como una sucesión confusa de días sin demasiado orden ni sentido, como una lucha sin rumbo definido que nos llevó a la extenuación y en la que nos sentimos atrapados desde un buen inicio. El sentimiento que prevalece ahora es que fue un trámite duro pero necesario para traernos hasta aquí. Pagamos un precio caro en frustraciones y desilusiones que parecen estar siendo compensadas de manera rápida en lo profesional y en lo personal.


He oído por ahí que Ibiza y Tánit, su diosa protectora, son mujeres caprichosas e impredecibles, pero que devuelven con agradecimiento todas las ilusiones, las esperanzas y el cariño que depositamos sobre ellas. Nosotros empezamos a estar convencidos de que es cierto. 


martes, 22 de abril de 2014

Conducir por Ibiza...

Tras 6 años viviendo en Brasil pensaba yo que llegaba de vuelta a casa curado de espanto en lo que a moverse por carretera se refiere. Allí he llegado a vivir situaciones tan surrealistas como detectar una vaca, parada en medio de una curva a ciegas, sólo por el olor que desprendía el aninalito a pleno solano tropical. El aroma era capaz de alisarte el cabello a 50 metros de distancia sin necesidad de planchas ni producto químico alguno.

Anécdotas aparte, no descubro nada mencionando la forma caótica y desorganizada en que se conduce en muchos países de América Latina. Brasil no es para nada una excepción, sobre todo pensando en que en ciertas áreas rurales y del interior no saben lo que es una autoescuela, ni falta que les hace...

Total, que no venía yo pensando que mi vida en Ibiza se iba a convertir en una nueva aventura cada vez que salgo a la carretera. Por circunstancias de mi trabajo en la isla, debo moverme a lo largo y ancho de ella a diario, cosa que en un principio me extasiaba y que, tras un año por aquí, continúa haciéndome enormemente feliz. Pero ya dijo el sabio que la felicidad es una cosa efímera, sobre todo si compartes el asfalto con compañeros de carretera que, en general, consideran que las líneas continuas son un fantástico adorno que algún simpático grafitero debe haber tenido la amabilidad de colocar para su regocijo y diversión. 


A ese grupito encantador de "invasores de carriles", de los cuales puedo contar varios centenares a lo largo de la semana, se une toda una fauna variopinta que incluye payeses en vespino, manadas de ciclistas en doble y triple fila, guiris (y nacionales) puestos hasta las trancas, abueletes de paseo con su Fiat Panda de alquiler, "lamematrículas", británicos conduciendo como en casa,... Todo un crisol de posibilidades que te puedes encontrar tal y como sales de casa y que convierten tus desplazamientos diarios en toda una "gincama", una aventura apasionante que se une a tu disfrute del precioso paisaje ibicenco.


Si ya es difícil en ocasiones aislarse de ese paisaje que hechiza y centrarse en la carretera, súmale a eso los drenajes de las autovías que las convierten en un fantástico estanque para patos cada vez que caen cuatro gotas, esos márgenes que en ciertas épocas del año son una auténtica huerta salvaje o un encantador erizo que cruza la carretera a 2 por hora y que por nada del mundo querrías atropellar. Vamos, que si le añadimos a todo el pastel la anunciadísima etapa final del famoso y desmadrado Gumball 3000 que acaba en la isla este verano, esto va a ser digno de tebeo de Ibáñez. Solo faltaba leer los anuncios del Consell de Ibiza proclamando a los cuatro vientos que aquí no vamos a ver ni uno de esos bólidos desfasando por nuestras carreteras para que el descojono generalizado se oiga a varios kilómetros de distancia, mar adentro, y por toda la costa, desde Murcia hasta Girona...



viernes, 4 de abril de 2014

¡Comienza la temporada!

Ya estamos liados de lleno en Ibiza con el inicio de la nueva temporada. Semana a semana van abriendo sus puertas nuestros locales preferidos tras un letargo invernal que cada vez se hace más corto. Se celebran las primeras aperturas del año, los "beach clubs" (chiringuitos de playa de toda la vida en su versión más actual) se desperezan y comienzan a funcionar a un ritmo más relajado. Aprovechan las ganas de la gente de la isla de empezar a pisar arena y sentir el aire tibio que el mar comienza a regalarnos.


Los restaurantes típicos, los de toda la vida, los que nunca cierran, incrementan su clientela habitual tal como nos adentramos en los meses más cálidos del año y comienzan a compartir atención con los locales que abren ya de cara a la temporada estival. En la temporada "fría" la isla parece no haber dormido tan profundamente como antaño. Ibiza tiene ahora otro ritmo en la temporada baja, otra atmósfera. Muchos puntos de reunión de la gente local permanecen activos todo el año. Se puede vivir y respirar la isla más genuina en Santa Gertrudis o en San Juan, donde los ibicencos se reúnen todos los finales de semana para aprovechar la fuerza que el sol no pierde nunca en este rincón privilegiado del Mediterráneo


Ya respiramos de lleno la primavera, se huele el verano, y se nota en el ambiente la vibración que precede a la locura que se avecina. Nadie parece tener dudas de que la temporada 2014 va a ser memorable. Alojamientos emblemáticos de la isla están a punto de colgar el cartel de "completo", con ocupaciones de récord desde mayo hasta octubre. Se espera con ganas la inauguración de nuevos locales que seguro van a marcar una nueva época en la isla. Tenemos muchísimas ganas de disfrutarlos y de volver a sumergirnos en las celebraciones y las fiestas que el año pasado nos apasionaron y nos engancharon. Volveremos a sufrir la saturación de la isla una vez más, ese ajetreo que nos obliga a buscar refugio en nuestros rincones secretos. Pero Ibiza no sería Ibiza sin esos contrastes que la hacen única y que provocan que la amemos con intensidad. Se avecinan unos meses apasionantes...